Ver

Contenido Principal

Las Residencias de Mayores de la localidad toman medidas para intensificar la protección a sus mayores y tratar de evitar el contagio por coronavirus

A día de hoy no existe ningún positivo por coronavirus en las residencias de mayores de Castuera

Imagen

Un par de semanas después de que las dos residencias de mayores de la localidad, 'La Serena' y 'Nuestra Señora del Buensuceso', decidieran cerrar sus Centros de Día y restringir todas las visitas a sus residentes como medidas de prevención al ser población de riesgo, en los últimos días los trabajadores y trabajadoras de ambos centros han dado nuevos pasos para intensificar la protección a sus mayores y tratar de minimizar el riesgo de contagio por el COVID-19.

El objetivo de estas medidas está claro: evitar cualquier posibilidad de contagio del personal a los residentes. En la actualidad no existe ningún positivo por coronavirus en las residencias de mayores de Castuera y todos quieren que así siga siendo. Los trabajadores son las únicas personas que salen y entran de las residencias, porque no hay visitas e incluso los proveedores tienen que seguir estrictas normas de seguridad. En estos momentos el virus solo puede llegar de fuera y los trabajadores y trabajadoras han entendido que tomar estas medidas puede ser una forma de atajar este supuesto.

De esta manera, un grupo de trabajadores y trabajadoras de la residencia de mayores 'Nuestra Señora del Buensuceso', gestionada por la Asociación sin ánimo de lucro 'Amigos de los Ancianos', ha decido por iniciativa propia y de forma totalmente altruista, aislarse de forma permanente junto con las 48 personas mayores que actualmente residen en este centro geriátrico.

Según ha informado la dirección del centro, el equipo de trabajo que se ha sumado a este confinamiento voluntario está formado por auxiliares, enfermeras, limpiadoras y cocineras, además de la supervisora y tres hermanas de la congregación religiosa que forma parte de la junta directiva de la residencia.

La junta directiva ha querido agradecer el compromiso de estos trabajadores y trabajadoras para proteger a sus mayores, «agradecemos enormemente el esfuerzo y sacrificio que están haciendo para garantizar la salud de nuestros mayores, renunciando por un tiempo a ver a sus familiares. Sin duda este acto es una gran muestra de profesionalidad, humanidad y empatía».

Por su parte, los familiares, que tienen habilitado un grupo de whastApp para comunicarse mediante videollamadas con los residentes, han mostrado su apoyo y agradeciendo la iniciativa, e incluso han comunicado sus intenciones de contribuir con gratificaciones para los trabajadores y trabajadoras que están siguiendo este confinamiento, apuntan desde la dirección del centro.

En cuanto a la residencia de mayores 'La Serena', desde el pasado día 21 los trabajadores adoptaron de forma unánime establecer turnos de 14 horas para todas las categorías en el segmento de horario de tarde y noche, y turnos de 24 horas para aquellas categorías que realizan sus funciones también por la noche. Además, la plantilla de cada unidad y categoría se divide a partes iguales para que la prestación del servicio a los residentes siga con el mismo número de trabajadores por turno que antes de la alerta sanitaria.

El objetivo de esta medida, explican desde la dirección del centro, es «que transiten por las instalaciones el menor número de trabajadores posibles, ofreciendo en todo momento el mismo servicio que se prestaba antes de la declaración de la alerta sanitaria por parte del gobierno de España. De esta forma, si habitualmente entre los turnos de mañana tarde y noche pasaban por las instalaciones de la residencia un total de 30 trabajadores, ahora lo están haciendo 14. Además, también conseguimos que diariamente haya menos gente por las calles teniendo que ir a trabajar o saliendo de su puesto de trabajo. En concreto, son 16 personas las que hacen diariamente el confinamiento en sus domicilios».

Por otra parte, desde la dirección del centro se ha querido destacar que esta medida la están realizando todos los trabajadores de forma voluntaria y rotatoria. «De esta manera intentamos no sobrecargar psicológicamente al trabajador, sometido a diario a un estrés grande; pero además se consigue conciliar el trabajo con la responsabilidad familiar que cada trabajador tiene. Era la voluntad y la intención del conjunto de la plantilla el sacar esta situación todos juntos y sin excepciones».

En cuanto a la comunicación con los familiares, explican que de manera individual lo pueden hacer a través de llamadas telefónicas, videollamadas y redes sociales, además de las comunicaciones periódicas que mantiene la dirección del centro con los familiares.

Finalmente, desde ambas residencias se ha trasladado un mensaje de tranquilidad a todos los familiares de los residentes, porque en el ánimo de todos está el tratar por todos los medios que este virus no entre en estas instalaciones.